Un cortijo llamado Andalucía


juanlanzas

Al final de la década de los setenta del pasado siglo se situaron en el poder. Acreditaban “cinco” años de cómoda clandestinidad, tres chaquetas de pana, una cazadora anfetamínica, el apoyo de la socialdemocracia alemana y un “intelectual” de lomos de libros.

Captaron a medio millar de verticalistas aburridos, dos despachos laboralistas de principiantes de derecho, grandes dosis de cinismo y formaron un partido y un sindicato. “Históricos” y “socialistas”.  Ambos.

Con toda esta tropa oliendo las esencias del poder y sus derivados, ganaron las elecciones. Y aquí me las den todas.

Con esta cutre estética política cayeron en aluvión sobre Andalucía. De primeras hasta se hicieron “andalucistas”. Cantaban el himno, iban a la carretera de Carmona a conmemorar un fusilamiento y citaban a Díaz del Moral.

Hasta que hicieron dimitir a un presidente, hablaban de “reforma agraria” y crearon el IRYDA. Hasta ahí llegaron las aguas.  Porque le dieron el título de “hija predilecta” a una duquesa terrateniente y pasaron a situarse en todas las consejerías, direcciones generales y delegaciones provinciales donde se movían ayudas, subvenciones e intereses lógicos de “o nos votáis o os quedáis sin empleo y en la puta calle/paro”.

Bastantes hicieron lo que Juan Guerra llamó “su montoncito”, pero presumían de “honestidad” y “honradez”. Cien años, nada menos.

¿Qué que pasaba en Sevilla, capital de Sevilla?  Que había una acumulación histérica de socialistos –digo socialistas-  recién llegados.  Se compraban su chalet adosado en el Aljarafe y vendían por tres veces su valor de mercado cualquier servicio que le prestaran a la “Junta”. Era el andalucismo de etiqueta. Al final, la naturaleza y la moral siempre coinciden: se pusieron como locos a bailar sevillanas enseñando el Rolex de oro en la muñeca.

Les interesaba más el índice Dow Jones que el marxismo y acabaron tirándolo por la borda felipera y cuando el volumen de beneficio se media en “pellones”. Se forraron con el AVE y una Expo y se “lo” llevaron calentito en el doble fondo de la bragueta.

Todo les pareció tan normal y tan impune que se inventaron una nueva filosofía: la del “consejillo”. Empezaron a subvencionar la idiotez y jubilaron, en fraude y con el dinero público hasta el suegro de Jesulín. Tú no ERES más que yo, le decían a la derecha.  Y entre conseguidores del sindicalismo chupón, juergas con droga, prostitutas y mariscadas en feria llegaron a creerse que la propiedad del cortijo era a perpetuidad.

Por lo pronto los “cautivos” de la Andalucía rural los siguen votando en masa y las urnas siguen dejando en la presidencia a cualquier mediocre estudiante de derecho –a diez años la licenciatura- que diga que “los andaluces son lo primero”.

¡Y lo que te rondaré morena!

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Un cortijo llamado Andalucía

  1. Eduardo Cerezo dijo:

    Vemos como estos “trileros,” siempre con “ganchos” en su entorno, Billy Brand e intereses norteamericanos, han llegado a confundir a tanta gente decente. Me gusta y mucho como “pastoreas” adjetivos.
    Un abrazo, Salud

  2. Rafael dijo:

    El IRYDA era un organismo que existía en tiempos del anterior jefe del estado preconstitucional. En Andalucía hasta hace un par de años existía un organismo que se llamaba el IARA, y que lo cerraron porque no tenía actividad.
    Los acrónimos significan , en el primer caso Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario, y en el segundo caso Instituto Andaluz de Reforma Agraria.
    La Reforma Agraria era una cosa de tiempos de la segunda república, pero por lo que se ve la habían hecho otros, cuando el último organismo lo cerraron por falta de actividad.
    Esto es una puntualización.
    El resto del escrito son opiniones.
    ¿El señor de la foto quién es? Parece que está muy contento.
    Saludos.

  3. maría dijo:

    Que pena me da todo lo que pasa en esta España,triste ,gris,podrida que,el tiempo y la panda de golfos,de todos los colores y condiciones han hecho de ella.
    Que lejos cae la ilusión que teníamos por cambiarla,hacerla habitable para todos los ciudadanos,con trabajo,sueldos justos,para que un padre de familia pudiera educar a sus hijos,todo lo que habíamos conseguido,se ha ido al traste,por una jauría humana que han pisoteado todos nuestros derechos,adquiridos con sudor y lágrimas.
    Siento mucho dolor,indignación y rabia…
    Un saludo Lucas.

  4. Rafael dijo:

    Me he enterado de quién es el señor de la foto.
    Se llama de apellido Lanzas, y según comentarios publicados, parece ser que tenía billetes para poder quemándolos, asar a una vaca.
    Saludos.

  5. El comentario lo hizo su madre. Parece que la asó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s