El Tour


tour

Hoy se inicia en la localidad holandesa de Utrecht la 102 edición del Tour de Francia. Nunca podré explicármelo racionalmente, pero siempre he tenido una especial atención por este evento deportivo.

Cuando era pequeño oía con avidez a través de la radio las escasas noticias que sobre el desarrollo de etapas, puertos y clasificaciones se daban en aquellas arcaicas emisoras.

Quizás su asociación al verano y un tipo de vacaciones, el seguimiento en la siesta de aquellas míticas cimas de los Alpes o los Pirineos, fueran el nexo, el punto de vinculación con una épica deportiva que se nutrió de Bahamontes, Anquetil y sobre todo de Eddy Merck.

Lo que sigue es un intento entre lírico y soñado de lo que fue y de lo que es el Tour.

“Al principio fue el sudor, la sed, el dolor o la fatiga. Más allá de las líneas de salida o de llegada estaba el calor, la siesta infantil contemplando el sinuoso dragón de los maillots. Se confunden con la raya del horizonte, en la campiña francesa, orlada de “chateaux”, luces y vientos. Y dos planetas: el del triunfo, el que alza los brazos y el de las sombras, el de los farolillos rojos. Algún “routier”, algún “sprinter” o “grimpreur” que nos rescata o nos ahorca.

Siempre entendí una simbología. La del sacrificio y la de la desventura. El caballero rodante reforzado en sus piernas-acero por la fe en el triunfo y por el valor en el esfuerzo.  Eran duros los veranos en la pobreza, pero teníamos la satisfacción del premio a los mejores. El maillot amarillo de las empresas románticas.

Subimos al Tourmalet de la mano de Bahamontes, le ganamos todas las batallas al reloj de la de Anquetil, sufrimos la desgracia de la caída en Alpe D`Huez bajo el sillín de Ocaña, “el francés de Cuenca” y fuimos reyes del pueblo llano con el gran Eddy, rutilante en el Puy de Dome.

Los humildes nos identificamos con la sombra, bajo el sol de julio, de Perico. Le ganábamos la batalla al destino corriendo hasta la extenuación virtual por el interminable Ausbique de todos nuestros estíos. Teníamos más rabia que dolor, mientras el mercurio ascendía, imperativo del verano igualitario y aquel pelotón absolvente de las glorias soñadas.

El Tour mutante de cada verano que nos refrescaba las noches ardientes, silenciosas, bajo los secretos velos de una gloria solar, la que culminaba, antes de empezar agosto con la gloria de los Campos Elíseos.

El Arco del Triunfo de los guerreros del pedal. “

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El Tour

  1. Racomu dijo:

    ¡Joder! Lucas, lo que me evoca tu fenomenal y oportuno artículo sobre el sufrido deporte del pedal:
    Partiendo de las batallas del Águila de Toledo, el sólo ante los peligros de los demás, nadie pudo con él en la escalada y, por fin, un año consiguió subir a lo más alto del podio de París; se alzó la bandera de Franco y sonó el himno de éste en el Parque de los Príncipes. (mientras nosotros, trabajadores niños, acaparábamos entusiasmados la TVE)…
    Sigue así, amigo.
    Un fuerte abrazo

    • Raúl: hace ya unos años, tuve la oportunidad de entrevistar a un Federico ya anciano -estaba con su esposa Fermina- y me dijo algo que para mi no fue ninguna sorpresa: que él, festejado y utilizado por el franquismo, era en realidad anarquista, como sus padres. Me dijo que dos años antes de ganar el Tour en 1959, es decir en 1957, llegar a tener una ventaja de 12 minutos sobre el segundo clasificado, el luxemburgués Charly Gaul, y que se dejó vencer porque se temía lo peor por parte de Franco y los suyos. En aquel tiempo en Córdoba no se veía ninguna televisión, y yo, que tenia 11 años, sólo lo pude oír por la radio.
      Otro fuerte abrazo.

  2. Eduardo Cerezo dijo:

    Hace unos años les puse un correo a los comentaristas de rtve. con una pregunta: ¿Quien ganó la etapa de La Madeleine en 1944? Salió en tv la pregunta mientras comentaban la étapa, nadie respondió, quizás por un incidente en carrera que tuvieron que comentar, o no se porqué. Yo le respondí con otro correo en estos términos:
    Ese verano la “etapa de La Madeleine” la ganó Cristino García Granda con un equipo español que capturó un comboy alemán con armamento pesado e hizo más de 1200 prisioneros; cuando el general alemán que comandaba la división supo que habían sido 36 guerrileros españoles los que le habían sometido a la rendición, se suicidó. El comunista español tiene su nombre en calles de Paris, Nimes, Taubonne, La Courneuve, Le Perreux-sur, Daismes… Con el grado de teniente coronel del ejercito francés fue condecorado con La Cruz de Guerra con estrella de plata.
    En La Madeleine hay un monolito que dice: “Glorie et honneur a Cristino Garcia, chef de maquis”.
    Cuantos indurain como este nos harían falta.
    Salud
    Un abrazo

  3. Esta vez voy ha ser muy breve,nunca he compredido el esfuerzo de estos hombres dejandosé la vida en un esfuerzo hinumano por llegar a la meta…¿Será porque no soy deportista o porque no me gusta ver sufrir a la gente de esa manera?.
    Lucas un saludo y perdona por mi ignorancia deportiva,pero tu artículo,es una joya..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s