Gilipollas


 

pedroche1

 

Sonaron las doce campanadas de año nuevo, media humanidad daba saltos por una alegría que nadie, a ciencia cierta, sabía a qué se debía. ¡Feliz Año Nuevo, decían!  Haciendo sonar matasuegras bajo una lluvia de serpentinas y atragantándose con  los huesecillos de unas uvas mal digeridas.

Al día siguiente los bombarderos iban a seguir haciendo su trabajo, dos millones de refugiados seguirían a la intemperie ante unas vallas asesinas, subiría el precio de los autobuses y algún Subsecretario de Estado prepararía el decreto de otros 10.000 millones de recortes. Pero la gente descorchaba el cava y llamaba compulsivamente con su teléfono móvil.

Las promesas que se establecieron el año pasado yacían incumplidas mientras la Tierra había girado sobre sí misma una rotación completa. Algunos sólo era un año más absurdos, las arrugas de su cara era un año más profundas  y su hígado había aguantado trescientos wiskis más.

Al final de este viaje de 360 grados, estábamos donde el año pasado, con menos pelo y más feos ante el espejo. Sólo existen dos salidas: hacerse el gilipollas total, celebrar las trasparencias de las presentadoras gilipollas de las cadenas, también dirigidas a la gilipollez extrema o esperar que el destino sea conducido con alguna inteligencia, propia o ajena,  hasta el fondo del universo.

En el primer caso, cuando más te aproximes al chimpancé, más feliz serás, de modo que te dará igual una cadena –de televisión o de la vida- que otra. Sólo tienes que esperar la llamada del gilipollas de tu obispo o de tu Presidente de Gobierno.

En el segundo, te verás y sentirás cada vez más solo/a. Ya ni siquiera te consolará la poesía, ni decir que ese viaje alrededor de uno mismo será otro regreso a Ítaca. Tus partidos, tus ideologías, o desaparecerán como opciones electorales y todo lo decidirán los ocho tertulianos comprados (y gilipollas), de una cadena mental en forma de grilletes de ondas televisivas.

Pero ya están ya creciendo los días. Cualquier día de estos saldrás al campo y habrán florecido los almendros. En febrero la savia teñirá de amarillo las mimosas y algo que comienza a agitar las gemas de los árboles también subirá por tus piernas hasta alcanzar el paladar, y a partir de ahí rodarán las horas.

Llegará el verano. Y las frutas. Y las horas de sol en la playa. Y un atardecer eterno, donde al ponerse el sol dan ganas de aplaudir o de escuchar a Bach, rajar una sandía o notar el perfume del mar, entre sal y algas.

Puede haber un beso sobre unas sábanas frescas. Y entonces, si, no ha habido que pedir ni a los dioses ni a los astros nada que ya no tengas, que no merezcas. Entonces, no el año, sino el momento será feliz.

Y no será un golpe del destino, es que una multitud de gilipollas estaba esperando que llegara otro 31 de diciembre.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Gilipollas

  1. Así de loca está la humanidad,yo tampoco entiendo ese frenesí,por celebrar un año que a todas luces va ser igual que el que hemos dejado atrás,y si me apuras peor…Nunca he entendido estas fiestas,la Navidad porque nunca he creido el esa pamema,del nacimiento del Mesias,que por lo que cuentan vino a salvarnos y el pobre no pudo estar mas equivocado,no ha servido de nada que diera su vida por la humanidad,somos mucho peores,malvados,egoistas,criminales,ruines y ambiciosos…
    Y el finalizar un año y empezar otro,és tan normal como pasar de abril a mayo,no entiendo el gasto,las panzadas de comida, bebida,cuando media humanidad,se está muriendo de hambre frio y tienen un destino incirerto,por culpa de las guerras despiadadas,que los gobiernos civilizados ayudan bendiendoles las armas que fabrican para enriquecerse…¡¡Esa son las fiestas de Navidad y fin de Año!!

    Como veras Lucas,el pesimismo reina en mi persona,pero no es de ahora,no,ha sido siempre..
    Un saludo Lucas muy cariñoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s