Sólo literatura


bescansa

 

(Basado en un relato de Manuel Vicent)

 

Estaba en la terraza de un bar leyendo el periódico y de pronto se enteró de que había habido elecciones generales pero él no se había enterado de nada, porque el acordeón sonaba igual y las noticias del periódico eran exactamente las mismas.

Algunos diputados eran imputados por asociación criminal, alguien había grabado a otro alguien triturando documentos reveladores de una contabilidad en B y un ministro revelaba que tenía un ángel de la guarda particular cuando iba a aparcar su vehículo. El músico indigente continuaba tocando y el sol de enero brillaba sin calentar.

Comenzó a sospechar que algo raro había sucedido cuando en el televisor de la terraza cubierta, vio a una diputada dar el pecho a su bebé en su asiento parlamentario, mientras otra jugaba al Candy Crash en el suyo de la  vicepresidencia.

Después vio a un tipo sin corbata, apoyado en el escaño de otro muy encorbatado, con cara de empleado de Banca en excedencia, debían de estar pactando como repartirse algo, pero no le importó demasiado porque parecían el mismo diputado en dos personas distintas.  Todo era tan igual, tan normal, que aquel hombre siguió tomándose el aperitivo en aquella  terraza,  una mañana de enero, bajo los árboles fríos y dorados.

En la terraza había parejas jóvenes con niños y un caballero con aspecto de militar retirado observaba atentamente cómo en el alcorque de una acacia defecaba su perro. A fin de cuentas, el cambio  de parlamentarios,  era algo tan lampedusiano, como la caca de un perro: “Que  cambie algo para que nada cambie”.

Pensó sobre el tiempo que había pasado en la anterior legislatura  y se llevó una sorpresa al comprobar que de los últimos cuatro años  solo recordaba una acción abortada de rodear el Congreso,  los siete colores del arco iris y la espuma de la cerveza  que en el verano se había tomada en la playa.

En ese momento alguien se acercó a pedirle fuego y después de prender el cigarrillo, le preguntó: “¿Se sabe ya quién va a ser el próximo presidente?”. “Todo está pactado y bien pactado”,  le contestaron. Consúmmatum est.

Cuando el músico mendigo cesó de tocar el vals con el acordeón, le tendió una lata de cerveza  pidiéndole limosna y el hombre le entregó una moneda acuñada con la efigie de un rey, cuya hermana se sentaba en banquillo judicial esos días.

A su alrededor sucedían estos hechos curiosos, aunque, en realidad, la única prueba de que había habido elecciones era que un señor con barba, con acento gallego, ya no se sentaba a leer el “Marca” en un despacho con banderas y escudos de algo indefinido, con sabor a lentejas, a lo que llamaban “la patria”.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Sólo literatura

  1. Rafael dijo:

    ¿Quien es el profesor de literatura en este “Son de Mar” de Vicent?.

  2. Racomu dijo:

    El paso de los acontecimientos en el Congreso, y con mayoría, ha debido ser tedioso. -Como tu pones de manifiesto. Y una magnífica oportunidad para hacer amigos, entre iguales, aunque no coincidieran en lo de las corbatas; solo, y no es poco, en lo del reparto. -“En aquella fría mañana.”

    Muchas veces, por no decir siempre, los objetivos, no se consiguen enseguida y a la primera. Es el tiempo, la constancia y la machacona razón o mayoría, lo que pone las cosas en su sitio. Y es entonces cuando aparece como frase lapidaria, esa gran religión, y todo lo que representa el Gato Pardo.

    Y gran manifestación, por cierto; que puso al poder representativo en estado de sitio, con obstáculos y números con derecho a porra, por la sola intención de convocatoria ciudadana.

    Es mas fácil predecir en lo de ponerse de acuerdo y “Consúmmatum est”, cuando te ponen el local, la mesa y te distribuyen la baraja para el juego, que no han dejado de controlar, en todos los rediles de la plutocracia.

    Lo de la moneda acuñada con la efigie del rey, para mi es un paradigma, entre la lucha honrada/heroica del juez Castro y el fiscal Horrat y los abogados del Estado que persisten en ningunearle. Tendremos que creer que la siguiente frase es solo publicidad, propaganda, como ha salido a relucir en ese banquillo judicial: ¿Todos los españoles somos iguales ante la ley?

    Lo del “despacho con banderas y escudos de algo indefinido”, llámese como se llame, es precisamente, el Consúmmatum est: Siete millones de votantes/españoles, doscientos quince mil, setecientos cincuenta y dos. Que han votado a un partido, que se ha demostrado, corrupto. Y se han puesto ellos mismos la bandera de la corrupción por montera. Y así en un orden descendente, de suma y sigue…
    En definitiva, amigo Lucas, como decía un amigo mío: “Si quieres ser feliz como me dices, muchacho, no analices”.

    Un fuerte abrazo,

  3. wordusu dijo:

    Los productos estrella desarrollados por Laboratorios Bescansa son un Callicida y un Laxante con sabor achocolatado.
    En los años sesenta eran popularmente conocidos y empleados, al menos en Santiago me refiero. Mi madre utilizaba a veces el Laxante Bescansa.
    Yo, únicamente una vez, me vi obligado a recurrir al Callicida. Santo remedio, porque no volví a necesitarlo.

    No me consta que los Laboratorios Bescansa hallan orientado sus esfuerzos en I+D hacia la leche maternizada.
    Si lo hubieran hecho y hubiesen alcanzado el mismo éxito que con el Callicida, se habría dado un paso casi definitivo para hacer desaparecer la desnutrición infantil de la faz de la tierra.

    Y al niño de Carolina, de sus brazos y de los de P.I.T.en el Congreso de los Diputados.
    Y esto sí que sería un drama.

    http://beminvitados.blogspot.com.es/2016/01/lactancia-parlamentaria.html
    .

  4. Leyendo tu escrito,he comprendido,que este país nuestro está en otro Mundo,no sabe o no quiere saber lo que está pasando a su alrededor,es muy extraño y muy preocupante que los ciudadanos sean tan pasivos,no les importe,estar ausentes de sus propias vidas,esperando que otros decidan por ellos y conformase con las migajas que les toque.

    Lucas un placer,como siempre y un saludo muy cariñoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s