El esperpento llevado al límite


 

goya

 

Valle-Inclán pudo ver una España deformada: la realidad a través de un espejo cóncavo. Un país de toreros con cara de bandoleros, aristócratas ripiosos, jugadores de naipes, sacristanes, matarifes y chulos de bodega o alcoba real.

No era deformidad. Sus esperpentos eran un reflejo del tocino rancio que era la sociedad que se mostraba ante sus ojos.

En el momento actual sólo ha cambiado el decorado. Pero los mismos ejemplares se pasean por los juzgados, los ministerios, las direcciones de los medios informativos y las presidencias. De cualquier cosa, cualquier presidente de algo tiene altas probabilidades de ser un malandrín de mucho cuidado. El presidente de una cadena de franquicias dentales te puede robar hasta el apellido. Y la presidenta de una comunidad autonómica puede ser la “jefa” de una infinita trama de robo, extorsión y crimen organizado.

Hoy los rufianes y rufianas no llevan gruesas patillas sino que administran cuentas en B, se reparten sobres de sobresueldos cuando a medio país se les recorta o desahucia. Y regalan bolsas de naranjas de 25 kilos, sólo a los “suyos”.

En tiempos de Valle la derecha se movía entre las alcobas ocultas y el humo de los altares, entre sacristías y espadones de militares aburridos. Ahora no, ahora te montan redes de caciques, cobradores de comisiones sin cuento o te modifican leyes como la Ley Hipotecaria que hace a la Santa Iglesia pegar el pelotazo de los dos milenios: Más de cien mil propiedades inmatriculadas del tirón.

La oligarquía, que antes la formaban veinte familias de la nobleza, tres cardenales y un follagallinas en forma de reina lujuriosa, está compuesta ahora por las direcciones de dos partidos políticos, los “bi”, que usan el “sentido de estado” como si fuera el agua de colonia.

Nuestro país, antes y ahora, era lo que es: un detritus de sociedad civilizada donde han imperado los mangantes, los caciques, los “miembros numerarios” de no se sabe que Obra o los falsantes con chaqueta de pana.

Hoy es un país de ilustres forajidos que sientan sus miserables culos en Consejos de Ministros o en los bancos al sol de Alcalá-Meco. Pero son los mismos.

Alguien tendrá que ir a la cárcel. Alguien tendrá que dimitir de verdad. O alguna guillotina deberá cortar alguna cabeza, pero el “esperpento” lo tenemos encima.

No lo tiene que pintar Goya. Basta con ver algunas tertulias televisivas. Esperpento puro.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El esperpento llevado al límite

  1. José A. dijo:

    Soberbia reflexión querido amigo.

  2. Racomu dijo:

    Tu agudeza social debería ser tenida en cuenta, si se cumplieran los aires de cambio necesario.
    Un fuerte abrazo

  3. Son los mismos de antaño,pero todavía mucho peores…Los maleantes con trajes de altas firmas,las con bolsos de marca y viajes de ensueño,sobres B,pagado todo ello con el dinero de los ciudadanos,cada vez soportando cargas demasiado pesadas y los golfos cada vez más ricos y con muy poca vergüenza y el clero enriqueciéndose a pasos agigantados…Claro que no hace falta que lo pintara Goya,no hay pintor que pinte este desmadre y esta sinrazón,es una mancha de aceite que esta extendida en una charca de cieno.
    Lucas un saludo y veo que no vamos ni para tras,ni para delante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s