Europa instalada en la merde


refugiados

 

Llevan dos mil años contándonos el cuento: la civilización occidental, europea y cristiana. Una cultura de “valores” y humanista. Las libertades y las tolerancias.

Luego aparecen las inquisiciones, las guerras de religión, las guerras coloniales, las civiles, 100 millones de muertos en dos guerras mundiales y los que hacen negocios con ellas desde las judicaturas, las catedrales, los principados y el hambre ajena.

Desde que se inició el “invento” no han cambiado los papeles ni los protagonistas.  Ahora hacen morir a la intemperie a millones de desharrapados de pan, patria y justicia, mientras los nacismos crecen en sus gobiernos y cancillerías.

En esta florida ceremonia de la mentira no cumplen ni la décima parte de sus exiguos compromisos, sus cartas magnas europeas, sus derechos del hombre y el ciudadano y sus declaraciones universales de derechos humanos.

La carne de pobre, sirio, iraquí o afgano, se pudre al viento helado, a las tormentas de invierno, mientras en los confortables palacios de Bruselas confluyen la vacuidad y la ambición, sin que se asome la sombra de la guillotina.

Europa, que vivió el drama supremo del genocidio judeo-gitano-comunista, asiste impasible, corrupta y miserable, al drama de los pueblos en sus fronteras de miel y fascismo. Si al menos tuvieran la decencia de no invocar ningún valor humano, caritativo o religioso, nos quedaríamos justo con lo que son y han sido: un pozo infinito de egoísmo y miseria humana.

En las cancillerías y gobiernos de Europa, ese proyecto fallido y maniqueo, afloran los politicuchos de tres ideas de falsa ideología, los capos y los traficantes intermedios que ocultan a banqueros y caporales del capital, los vendedores de humo y trabalenguas: “una máquina nunca conseguirá hacer una máquina” y el “alcalde elige a los vecinos que son los que eligen al alcalde”, a los gánsteres con acta de diputado/a y a los que lleva sangrando su úlcera fascista hace mil años.

Europa, sus falsos mitos, sus falsas libertades y su falso humanismo están donde han estado siempre,  en la merde.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Europa instalada en la merde

  1. Antonio Snchez Ruz dijo:

    ¿No habría manera de que estos magníficos artículos aparecieran el Facebook?

    Muchas gracias por sus comentarios siempre en la misma línea y sin variarse un milímetro de la realidad.

    Un saludo de un cristiano militante.

    ________________________________

  2. Las Guerras santas o Cruzadas como se atreve a calificarlas la Santa Madre Iglesia y con ese pomposo nombre han matado más que el D.D.T.E …Muchas veces me pregunto. ¿En que Mundo vivimos tan despiadado acaso somos bestias? Viendo lo que está pasando y como arremetemos contra nuestros hermanos pienso que sí…Somos bestias despiadadas.Todavía faltándome las fuerzas contesto a tu magnífico artículo Lucas.

    Un saludo muy cariñoso gracias por enviarme este artículo..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s