El País de hijos de la Gran…Mentira


mentira

Aquel país estaba poseído por la mentira. En realidad, esta,  ostentaba la Jefatura del Estado y era la sede de la Soberanía Popular. Todo era mentira.

Era mentira su forma de Gobierno. Una monarquía que había detentado uno de los mayores corruptos de la historia. Mujeriego, borracho, hijo, nieto y padre de mujeriegos y borrachos, había acumulado una fortuna fabulosa a base del cobro de comisiones y favores en todo tipo de contratos, con dictadores y corruptos de todo el planeta.

Era mentira su loada Constitución, que no respetaba ni cumplía uno solo de sus principios inspiradores. Había millones y millones de ciudadanos sin trabajo y sin acceso a una vivienda digna y a los pocos que la tenían se les desahuciaba por un quítame allá un plazo de hipoteca, por parte de unos bancos y unos  banqueros que se jactaban de no devolver los generosos y multimillonarios préstamos para financiar sus agujeros especulativos que la mentirosa autoridad arrancaba, a base de recortes, mordazas, leyes impuestas y  estacazos en las costillas de los ciudadanos.

Eran mentira sus partidos mayoritarios y sus dirigentes,  los históricos y los actuales. Mentira su realidad social, mentira su democracia interna, mentira su bi-partidismo impuesto por los poderes fácticos y por sus mentirosos medios de comunicación, mentira su transición, llamada mentirosamente “democrática”, cuando había sido impuesta y a medida de los intereses de naciones predominantes y empresas multinacionales.

Era mentira su Justicia, incrustada hasta la médula de elementos procedentes y herederos de la pasada dictadura. Eran mentira sus fiscales, sometidos borreguilmente al gobierno de la Oligarquías, la visible y la oculta.  Eran mentira sus procesos y autos judiciales, sus investigaciones y su mentirosa lucha contra la corrupción, de la que dependían y cobraban.

Eran mentira sus autonomías y descentralizaciones, corsé insuficiente para las nacionalidades culturales e históricas, “café para todos” acordado en uno de los momentos más mentirosos de su mentirosa historia.

Era mentira su Iglesia, sus cardenales, obispos y curas, sostenidos onerosamente por el erario público, defensores cerriles de las distintas Oligarquías a punto de Guerra Civil, con un  mentiroso compromiso con la Justicia Social definido en la práctica por una escuálida “Caridad” que ni siquiera financiaban.

Era mentira su Ejército, refugio de involucionista e inútiles, último baluarte contra toda amenaza de progreso real. Sus Fuerzas Armadas y de Orden Público, al servicio último de los amos, mentirosos, del país.

Era mentira su prensa, escrita, televisiva o radiofónica, controlada por los mentirosos banqueros, integrantes activos de los defraudadores de impuestos, evasores a paraísos fiscales y beneficiarios de amnistías que gobernaban el país a la sombra y el sol.

Eran la “mentira pura” sus presidentes y expresidentes de Gobierno, concreción infecta y corrosiva de toda idea de pureza democrática y decencia personal.

Eran mentira sus ministros, alcaldes, concejales, artistas, folclóricos y panderetas, deportistas y maletines, toreros y manolas, cabras y campanarios, cajas tontas y telebasuras.

Eran mentira todas las infinitas imágenes del inmenso cristal de sus mentiras rotas.

Era mentira hasta el aire. No se respiraba, se tragaba.

Era un país de hijos de la Gran… Mentira

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El País de hijos de la Gran…Mentira

  1. Artemio dijo:

    Olé, así se habla con los huevos por delante y la razón de compañera.

  2. Racomu dijo:

    Pues vistos así, en casa Lucio, creo, antes de la comilona, hasta parecen buenas personas. Pero claro por sus actos los conoceréis, como bien, nos has recordado y puntualizado.

  3. Pingback: El País de hijos de la Gran…Mentira | Raciozinando

  4. licconsuegra dijo:

    Reblogueó esto en licconsuegray comentado:
    Igual aqui en Guatemala, es cierto EN TODOS LADOS SE CUECEN HABAS…

  5. Q dijo:

    ¡ Como se han reído de nosotros Lucas!…Todo era mentira y lo sigue siendo, España no re rompe se hunde en manos de estos especuladores ladrones embusteros y viles que creen firmemente que el País les pertenece de norte a sur.
    No todo sigue igual está mucho peor .
    Un saludo muy cariñoso Lucas, aunque no entro tanto en Facebook no olvido a los buenos amigos.

    ¡¡Salud y República !!

  6. Rafael dijo:

    Querido Lucas:
    Veo que te ha ganado el desanimo, y pretendo darte un poco de impulso.
    Sabes perfectamente que el objetivo nunca se alcanza.
    Se consiguen avances parciales en lo material.
    Los predicadores son molestos, o mejor dicho eran molestos. Acuérdate de Sócrates, toda la noche discutiendo sobre la inmortalidad del alma, para al día siguiente tomarse la cicuta.
    Hoy Sócrates no se hubiera tomado la cicuta. No tiene sitio, ni en la Sexta, ni en Telecinco, ni en A3, ni por supuesto en TVE.
    La gran preocupación de un sector importante de la población es que el Atleti hoy le gane al Barcelona. En China es posible que pase lo mismo, aunque dicen que son comunistas.
    Recibe un fuerte abrazo, y si estamos ya viejos te lo daré menos apretado.

  7. Muchas gracias, yo estoy sólo “regular” de viejo. He intentado poner unas fotos – el sistema no me deja- que me he hecho diez días despues de cumplir 69 años. En una estoy al píe del Mulhacen, de 3.478 metros de altura. Y cuando mis amigos no se había recuperado de la sorpresa he puesto otra coronando la cumbre (sin mascarilla y sin bastón). ¡Los viejos ya no son lo que eran!

  8. Pingback: Mentiras por doquier. « pEnsAccIÖN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s