El discurso de Navidad que nunca se pronunciará


discursoBuenas noches,

 

En esta nochebuena, probablemente la última que celebremos como Jefe de Estado, quiero desearos junto a la Reina y nuestras hijas,  unas muy felices fiestas y todo lo mejor para el año nuevo.

 

Desearía también que la voluntad democrática del Pueblo Español no tuviera normas impuestas a la libertad de decisión de la Soberanía Popular y que en el transcurso del año que comienza se regulen aspectos tan esenciales en nuestra convivencia.

 

Esta noche me dirijo a vosotros desde la calle, esa que ocupan tantos y tantos desahuciados de sus hogares por el capitalismo internacional. La Corona celebra este acto en el lugar que debería ser de todos y en el que reside la mayor dignidad y la grandeza de un pueblo: una plaza pública.

 

Símbolo de lo que  es de todos los españoles y emblema lacerante de nuestra historia presente. Las calles y plazas de nuestras ciudades, tan usurpadas por la especulación, el urbanismo lucrativo y el latrocinio permitido.

 

Y esa historia, sin duda, debemos conocerla y recordarla, porque nos ayuda a entender nuestro deprimido presente y orientar nuestro futuro y nos permite también apreciar mejor nuestros aciertos y nuestros errores; porque la historia, además, define y explica nuestra identidad a lo largo del tiempo.

 

Creo sinceramente que hoy vivimos tiempos en los que es más necesario que nunca reconocernos en una imprescindible reforma social y política.  Es necesario poner el acento social en cualquier objetivo legislativo, judicial o político y devolver a los ciudadanos estafados por la barbarie capitalista y expoliativa el valor añadido que han generado en años y años de esfuerzo, laborando sin derechos y con salarios de hambre.  Es necesario ensalzar todo lo que las clases humildes y trabajadoras han tenido que soportar y padecer en estos años de crisis, lo que sería de elemental justicia para todos, y para mí,  el primero, en la senda de la Justicia Social

Una gran nación la hacen los que trabajan, los que cada día ponen su esfuerzo y su inteligencia en sus lugares de trabajo al servicio de la comunidad. Esa es, en realidad, nuestra verdadera identidad como Pueblo y Nación.

Y es también un gran Estado, cuya solidez se basa hoy en unos valores constitucionales que no se ha respetado ni garantizado nunca en la práctica. Hay que tener tiene respeto a la voluntad democrática de todos los españoles, expresada libremente en las urnas para todas las características esenciales de lo que configurar la Ley, el fundamento de nuestra vida en libertad. Sin imposiciones, ni históricas ni de mayorías artificiales obtenidas desde el miedo o el engaño.

 

Por todo ello, tenemos -tengo- muchas razones para poder afirmar esta noche que ser y sentirse español, querer, admirar y respetar un nuevo ordenamiento legal y jurídico de nuestra convivencia, desde un sentimiento profundo, una emoción sincera, y un orgullo muy legítimo.

 

Con estas razones, y compartiendo estos sentimientos, haremos honor a nuestra historia, de la que hoy somos protagonistas y cuyo gran legado tenemos la responsabilidad de administrar; y fortaleceremos nuestra cohesión nacional, que es imprescindible para impulsar nuestro progreso político, cívico y moral; para impulsar nuestro proyecto común de convivencia. Porque ahora, lo que nos debe importar a todos, ante todo, es el perdido y deteriorado bienestar social y el interés general de los españoles.

 

La pluralidad política, expresada en las urnas, aporta sin duda sensibilidades, visiones y perspectivas diferentes; y conlleva una forma de ejercer la política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso, con la finalidad de tomar las mejores decisiones que resuelvan los problemas de los ciudadanos.

 

No debemos olvidar que la ruptura o burla de la Ley, la imposición de modelos económicos generados por el llamado “mercado” o el capitalismo usurero, retrocediendo en los derechos, libertades y garantías sociales y laborales han supuesto un empobrecimiento de nuestro país  y de nuestra calidad democrática. Ese es un error de nuestro inmediato pasado que no debemos volver a cometer.

 

Nuestro camino es ya, de manera irrenunciable, el del entendimiento, la convivencia y la concordia en democracia, libertad y pluralidad. Por ello, respetar el nuevo orden constitucional que surja de la voluntad de todos es defender la convivencia democrática, libres de lastres históricos y de una imprescindible limpieza de nuestras instituciones, empezando por la Corona. Defender los derechos y libertades de todos los ciudadanos y  también defender nuestra diversidad cultural y territorial y acabar con el gobierno corrupto de las oligarquías.

 

Por eso, esta noche quiero reiterar un mensaje nuevo. Un chorro de agua limpia sobre nuestro desordenado y corrupto político.

Y me gustaría también transmitir un mensaje de esperanza en que la reflexión serena, el contraste sincero y leal de las opiniones, y el respeto tanto a la realidad de nuestra historia, como a la íntima comunidad de afectos e intereses entre todos los españoles.

Creo que todas las instituciones tenemos un deber con los ciudadanos, las familias y especialmente los más jóvenes, para que puedan recuperar lo que nunca se debe perder: la tranquilidad y la estabilidad con las que afrontar el futuro y la ilusión por un proyecto de vida hacia el mañana. Todos deseamos un crecimiento económico sostenido. Un crecimiento que permita, de verdad, crear empleo,  y empleo digno, y no precario y pagado con salarios de explotación. Que se fortalezcan los servicios públicos esenciales, como la sanidad y la educación, y que reduzca drásticamente educir las desigualdades, que se han visto acentuadas por la crisis económica y el afán de lucro y latrocinio de lo que, ominosamente, se ha llamado “la casta política”.

 

Finalmente, no quiero despedirme esta noche sin deciros, con total convicción, que a los españoles de hoy nos corresponde escribir una nueva historia de nuestro tiempo y que vamos a hacerlo, sencillamente porque no hay otra alternativa. ¡O regeneración o caos!

Contando con todos: hombres y mujeres, jóvenes y mayores, nacidos aquí o venidos de fuera; empujando todos a la vez, sin que nadie se quede en el camino.

Con esa emoción, con esa confianza en nuestro futuro -en ese futuro de España en el que creo- os deseo a todos una muy Feliz Navidad, Eguberri on, Bon Nadal, Boas Festas y un próspero año 2017.

 

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El discurso de Navidad que nunca se pronunciará

  1. e dijo:

    Gracias Lucas por el discurso por un momento he creído vivir en un País justo y libre .Sobretodo libre de granujas indeseables embusteros y sinvergüenzas ,pero ha durado un instante nada más.
    He reconocido que todo había sido un momento y que el discurso de ese rey inventado es en verdad lo que un pueblo se merece y no ésta vergüenza que nos están haciendo vivir. Eso no lo viviremos nosotros quizás nuevas generaciones lo logren es mi esperanza y mi ilusión.
    Lucas como siempre te agradezco que me sigan mandando todas estos artículos…No he podido contestarte antes porque he tenido ordenador averiado ayer vino el técnico a ponerlo bien.

    Un saludo muy cariñoso te deseo FELICES FIESTAS Y QUE 2017 NOS SEA MÁS PROPICIO.

  2. Empe dijo:

    Pues, ojalá llegue el día en que algún discursólogo pueda escribir algo semejante. Mientras tanto, renuncio a la nacionalidad española, catalana y a cualquier otra semejante a la antinomia de tu discurso.

    Gracias por tus escritos. Los leo con gran interés. De veras…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s