Una visión distinta de la navidad


feliznavidad2015

Cuando yo era pequeño la celebración del ciclo de la Navidad (Nochebuena, Año Nuevo y Reyes) constituía el máximo lúdico y festivo al que podía aspirar.

Conforme fui cumpliendo años fui perdiendo grados y empatía hacia aquel ceremonial  y, ahora, con un buen paquete de ellos, puede decirse que el equilibrio está más próximo al repudio que al festejo.

No entiendo los “deseos de felicidad” a plazo y fechas fijas.  No soporto la hipocresía del comportamiento caritativo y humanitario entre el 22 de diciembre y el 6 de enero y la vuelta a la jungla depredadora el 7 de enero. No comparto esa fiebre consumista por decreto comercial, de las multinacionales del gasto y de las “cadenas” –en su doble sentido- televisivas.

Me parece insoportable esos deseos de “paz” y “amor” cuando los dirigentes de este sistema socio-político-cultural mantienen la guerra en el mundo en treinta y dos países, cuando hay cerca de 50 millones de exiliados y refugiados políticos viviendo en campos de hacinamiento o exterminio, cuando por un quítame allá unas pajas religiosas, se mata, bombardean y reducen a escombros ciudades y países.

“Gloria a Dios en las alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad” dice el peristilo de esta tragedia. ¿Gloria a qué Dios? ¿Al que permite esta barbarie? ¿Al que sacrifican en el ara del hiperconsumo derrochador una minoría de privilegiados de Europa y América?

¿Dónde están esos “hombres de buena voluntad? ¿Quizás en Alepo? ¿O tal vez en Turquía? ¿O en los Consejos de Administración de las cincuenta multinacionales y bancos que dominan el planeta?

Su “buena voluntad” se manifiesta en un afán infinito de lucro, derroche y exterminio del mundo y sus recursos.

Todo son cenas, regalos y discursos. Luces donde en realidad habita la sombra y la oscuridad de la miseria, el paro y el hambre.

He llegado a un punto en que me molestan las luces de Navidad, el tan siquiera pasar por la puerta de los grandes almacenes, iconos de la falsedad y la gilipollez consumista. De alguna manera me molestan las felicitaciones navideñas, la lotería, el ritual del sorteo y sus celebraciones, detrás de esa aparente felicidad del premiado, están las hipotecas sin pagar y el desempleo de la mayoría de los no premiados.

Y el recurso imbécil de que lo mejor es “tener salud”. Cuando eso, la salud, nos la están robando y privatizando, día a día, hora a hora.

Esta civilización, esta cultura del anuncio del perfume con cara de cordero degollado de los modelos,  del cava de las burbujas de oro y de la exaltación del atiborramiento de mariscos, teatral e hipócrita, están podridas por la base, y tenemos que compartirla con una caterva de idiotas y pequeños y grandes canallas.

 

Posdata. Agradezco las felicitaciones que me hagan, pero no esperen  que les desea Felices Fiestas.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Una visión distinta de la navidad

  1. icástico dijo:

    Soberbio! (el artículo) Totalmente de acuerdo.

  2. Muchas gracias, Icástico.

  3. Pingback: Una visión distinta de la navidad | FRANKYSPOILER´SCRT

  4. Antonio CORDOVILLA dijo:

    Enhorabuena Gracias y te deseo felicidad TODOS los dias del año

    Un abrazo

  5. Pingback: Una visión distinta de la navidad | RacioZinando

  6. e dijo:

    A mí tampoco me gustan estas fiestas que por decreto tienes que emborracharte comer como si no hubiese más días y sobre todo la hipocresía que reina . Se gasta sin sentido cuando sabes que hay mucha gente que no tiene que comer ni abrigo ni esperanza cuando tienes que reunirte a cenar y comer con personas que no puedes con ellas no!
    definitivamente no me gustan las Navidades .

    Lucas un saludo .

  7. Rafael dijo:

    Hay un error de base. Existe lo que se llaman “efemérides”. Se celebran hechos históricos. En Madrid por ejemplo, en mayo hay fiestas en recuerdo del 2 de mayo. En julio se celebra el día 4 la fiesta nacional en los EEUU, el 14 de julio en Francia también la fiesta nacional, y en España antiguamente el 18 de julio, y pusieron una paguita, que por cierto el 6 de diciembre actual no ha sido promocionado con ninguna paguita. Lo del palacio de invierno, estoy de acuerdo en celebrarlo, y si es con paguita mejor.
    La Navidad es una efeméride, o sea se celebra algo. Es lo mismo o parecido al 24 de octubre, en el que los cordobeses se van de perol. Al no estar en Córdoba, ese día no me felicita nadie, pero yo celebro ese día.
    Había un anuncio que decía: Paz y amor, y el Plus al salón. Unos pocos años han pasado y el Plus es Movistar.
    Feliz Solsticio de invierno.

  8. Estoy tan de acuerdo con tu escrito, que sobra todo comentario. Gracias Luchas León.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s