Más dura será la caída


claveles

 

Frente al portal de la mansión donde vive el Fiscal esperaba un furgón policial a las nueve de la mañana. El país empezaba a esta totalmente colapsado y las emisoras de radio seguían pronosticando el caos para el resto de los días. El Fiscal había intentado llamar infructuosamente a “su” autoridad desde la madrugada. Pero las noticias eran alarmantes. Una rebelión de jueces y fiscales había dado un golpe de estado. Él era acusado como prevaricador mayor por atribuir delitos manifiestamente injustos y por llevar a prisión a personas inocentes en connivencia dolosa con una jueza de su misma ideología. Rebelión, sedición, y una decena de delitos inventados, frutos del odio y la xenofobia,  a mayor beneficio de una organización para delinquir, que adoptaba el falso nombre de “partido”.  “Popular” por más señas.

Los servidores del nuevo orden aporreaban su puerta. Las televisiones de un nuevo abril de claveles en las bayonetas anunciaban detenciones y dimisiones. Algún informativo inconexo hablaba de la ilegalización fulminante del partido supercorrupto que gobernaba. De la detención de su barbudo líder, que trotaba aquella mañana por el césped de su residencia monclovita.

El atasco general se producía en las nuevas avenidas. Unas alamedas de libertad por las que huían despavoridos los rompedores de discos duros, los cobradores de sobres, los administrativos de las cajas B, los recortadores de la sanidad, la educación y las pensiones.

Ante semejante estrépito, los coches bloqueados se hacían trabajosamente a un lado, los guardias le franqueaban todos los cruces y, tragándose semáforos rojos, a través de la inmensa barricada del tráfico volaba el furgón con el Fiscal detenido.  Iba hacia la misma cárcel en que le esperaba un antiguo fiscal anticorrupción, reprobado como él.

Los expertos afirmaban que esta situación duraría varios días. Y que sus efectos depuratorios podían durar años, y que, tal vez, obligarían al exilio a alguna autoridad que hacía discursos por Navidad. En este momento sonaban otras sirenas, destellaban ráfagas amarillas los capós de otros furgones con detenidos. En ellos podían viajar vicepresidentas, portavoces con el aguilucho encima y periodistas comprados por el “oro de Panamá”. Otros importantes miembros de aquella “cossa nostra” que habían expoliado al país durante décadas y que habían podrido hasta las fuentes de los jardines.

Trotaban los ladrones por Pontevedra queriendo escapar de la ira justiciera. Las riberas y los “riveras” cómplices necesarios, echados en las parihuelas del delito…

Muchos donantes de la caja B, adinerados, prohombres de la política o fachas relamidos huían en alocada desbandada, enrollándose con las banderas de las terrazas. Al final de una avenida, apareció. El signo justiciero. Unos soldados arrastraban un pesado artilugio. Algunos le llamaban: guillotina. Venía desde los Campos Elíseos y tenía mucho trabajo por delante.

¡¡¡Más dura será la caída!!!

 

NOTA.- Cualquier parecido con la realidad no es coincidencia, es verdad.

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Más dura será la caída

  1. Antonio Domínguez Viola. dijo:

    Muy bueno Lucas, ojalá se produzca pronto esa “desbandá”, sacaremos nuestras banderas y la de los aguiluchos, para siempre desaparecerán. III República Ya!.

  2. Pingback: LUCAS LEON SIMON AL HABLA – ACTUALITAT POLITICA

  3. e dijo:

    Lucas eso sería una maravilla, no quiero revueltas pero sí quiero que estos fantoches desaparezcan de España y no vuelvan más en sus asquerosas vidas y nos dejen vivir como persona y no cómo rehenes de esta tropa de delincuentes.
    Es un sueño muy bonito ,pero hay veces que los sueños se cumplen ,esperemos qué así sea y veamos pronto la bandera tricolor ondeando en lo más alto del Parlamento.
    Lucas como siempre es un placer leerte.
    Un saludo con mi admiración y mi cariño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s