La Peste


valle

 

Están en todos los sitios.  Son como hongos. O como una especie indisoluble de hilatura.

Están en la Judicatura. En los juzgados de instrucción, en los de lo penal, lo civil o lo laboral. En los de primera y segunda instancia. En los territoriales y autonómicos, en la Audiencia Nacional, en el Supremo y en el Tribunal Constitucional. Condenan, absuelven o aceptan recursos… según les interese a quien sirven.  (Que no es el Pueblo ni el Bien Común).

Están en la Fiscalía, en el Consejo Fiscal, en la Anticorrupción, pegados a las querellas, los políticos y  los archivos…acusan u omiten según convenga.  (Que no es la Justicia Igual Para Todos).

Están en la Policía, la Nacional, la Guardia Civil, la Autonómica, la Local. Detienen, aporrean, encarcelan, maltratan… según les interese a la ideología del sistema. (Que no es el Orden Público).

Están en las Autonomías, los Ayuntamientos, las aldeas o los Consejos de Distrito. Hacen informes, redactan sesudas asesorías, bloquean o aceleran la aprobación de presupuestos, memorias o cuentas…según le venga bien al cacique del territorio. (Que no es el Interés de la Ciudadanía).

Estén en los Consejos de Administración, de Ministros, de Gobierno, de Redacción. Cobran jugosas dietas por apenas una hora de “trabajo”.  Llevan al Boletín Oficial, a la Ley o al Reglamento… según convenga al Poder Oculto y Fáctico.  (Que no es la Economía de Todos)

Están en el Parlamento, en el Senado, hacen leyes a medida, bloquean otras,  Cínicamente niegan corrupciones o atentados a la Libertad. Dicen que representan a la Soberanía Popular, aplaude, abroncan… según les diga el temario de su Gurú o Pope profesional.  (Que no es el interés de quienes los han elegido).

Están en el bar, en el autobús, en la cola del supermercado, en el local de la Asociación de Vecinos o en la taberna de la esquina. Opinan sin que se les pregunte, siempre quieren cortarle los huevos o la coleta a alguien, siempre añoran a alguien. Hablan de arreglos inmediatos, de pistolas y de tanques, envueltos en banderas y cabras legionarias… según haría el que lleva enterrado decenas de años. (Que es el que está debajo de una losa de mármol de una tonelada).

Son la Peste. La Casta. La Nomenclatura. Los franquistas. El fascismo.

 

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La Peste

  1. Adolf dijo:

    Triste es q hayan vuelto a verse, mas triste es darse cuenta nunca se habian ido, tan solo estaban escondidos como las ratas q llevan la peste a todas partes.
    Pero lo q apena d verdad es el silencio d los ciudadanos demócratas, conformismo? Cobardia?
    Un silencio q solo da alas al falangismo/franquismo/fascismo.
    Luego no lloreis

  2. Empe dijo:

    Lo que má asco me da es que estén “IMPARTIENDO” Justicia.

  3. Eduardo Cerezo dijo:

    Es que siempre ha pasado¡¡ efectivamente!! pero resulta que ahora, todos, todos conocemos sus nombres, apellidos, sus gustos, sus equipos preferidos, sus salarios netos más lo que esconden en islas bucaneras, y no pasa nada en esta maquina tragaperras en que se ha convertido esta sociedad, que a veces da premios de consolación para que sigas jugando.
    Salud amigo Lucas.

  4. e dijo:

    Buenos días Lucas. Son la peste como tú bien dices, nos han invadido con toda la maldad de sus podridas entrañas . Han tenido mucho tiempo para reagruparse estos hijos de nazis que se han escondido en España y otros Países y han educado a sus hijos como verdaderos asesinos como no podía ser de otra manera y no nos hemos dado cuenta hasta que ya estaba la peste encima y por lo que sé ve sin cura inmediata.
    Lucas un placer como siempre y un saludo cariñoso.

  5. Miquel dijo:

    Lo más triste de todo es que tengas razón. Han estado ahí siempre, pero ahora se creen impunes, inmunes y actúan a cara descubierta, como hacía tiempo que no lo veíamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s