Nochevieja


Celebrating New Years with glasses of champagne

 

 

Cuando esta noche suenen las doce campanadas de año nuevo, media humanidad hará el capullo atragantándose con uvas y  la otra media dará saltos de no se sabe que alegría, bajo una lluvia de serpentinas.

Esa fingida y alcohólica alegría puede ser por sorprenderse por estar aún vivos, por no haber fenecido ante las crisis y sus gobiernos, ante la televisión y sus tertulias, ante la idiotez generalizada de los “Sálvame” o “Gran Hermano” o ante Rajoy contando los años para atrás.

La Nochevieja se expande por el universo a la velocidad de la idiocia, que como se sabe es inversamente proporcional a la inteligencia, individual o colectiva.  En algún punto de las galaxias estarán viajando las promesas que se establecieron el año pasado y por mucho que uno se esfuerce, sólo serán promesas incumplidas que se disiparon con el cava.

Al final de este viaje de 360 grados uno se detiene en el punto inmutable en que se inició el círculo, pero en el espejo han quedado las marcas que en el rostro ha fijado el tiempo.

Sólo existen dos salidas para eludir esta maldición.  Aturdirse hasta alcanzar la inocencia del mono o esperar que la tranquilidad se convierta en la paz del espíritu,  el destino gratuito hasta el fondo del universo.

En el primer caso, cuando más te aproximes al chimpancé, más feliz serás, de modo que hay que hacer el mono con mucho empeño hasta retornar definitivamente a la selva. Ya sea en la Puerta del Sol o en los escotes de Telecinco.

En el segundo puede ayudar escuchar la V de Mahler  o el “Adaggio” de Albinoni, pero también te pueden conducir, irremediablemente,  a la cama o a la paz de los edredones.

No hay que pedir a los astros nada que ya no tengas, que no merezcas, pero si esta vez quieres alcanzar un deseo más allá de tus fuerzas sino quieres que el tiempo te convierta en humo de la memoria o esquela del “ABC” debes liberar tu espíritu crítico antes que tus ganas de hacer el gorila.

Atragantarse con las uvas no es liberar a Prometeo. Mi teoría,  después de tantas luces, y deseos defelicidad es que si no eres joven, guapo, rico o del PP, a los dioses les pueden dar por culo.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nochevieja

  1. e dijo:

    Buenos días Lucas, estoy totalmente de acuerdo contigo, yo ni como uvas mi me paso de copas, no es qué no me pase es que no tomo ni una gota… A parte de no gustarme mucho me sienta como un tiro la bebida y no estoy dispuesta pasar un mal día por haver celebrado un año que se va y otro que viene ,” que sí dios” no lo remedia será peor que el pasado toda una locura con una España que se desmorona regida por una panda de delincuentes bendecida por el clero.
    Un saludo muy cariñoso Lucas y espero estar muy equivocada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s