Crónica emocional de un día de marzo en el cristal empañado de la historia


 

mani cordoba

 

 

Normalmente, un 17 de marzo, hubiera sido un día luminoso, casi cálido, el campo olería a jara y los azahares apuntarían ya en las calles pobladas de naranjos.

Pero llovía. Y hacía frío.  Pero la mañana nos quemaba con sus llamas de indignación.  Las calles, la plaza de inicio, eran un rumor de paraguas y de manos endurecidas por el trabajo y el tiempo.

Estaban allí. Otra vez. Habían estado siempre que había que estarlo. Cuando las grises porras de los grises tiempos, de los grises gobiernos de la dictadura y el hambre.

Sentíamos los latidos de la libertad y la razón, oprimidos, ateridos por el frio mañanero y el desgarro de los gobiernos. Nos unía la lluvia con sus lágrimas de hambre. Y las voces quebradas. Y los gritos del recuerdo.

Era la generación de la lucha. La misma que trajo una ingenua creencia de democracia, una constitución rota y fallida, una esperanza quebrada con aumentos del 0,25 %. No temblaban las estrellas en aquel cielo plomizo, sin nubes brillantes y con el crujido de los pasos del podrido ambiente.

Los huesos, molidos por el trabajo, o los palos, soportaban pancartas: ¡Si votas ladrones, te roban las pensiones! Monotonía en los voceros oficiales. Las mismas mentiras de siempre. La eterna, insondable, mentira de su razón de ser.

“La vida es bella como un camino en el mar”. Septuagenarios, ciegos de miseria, bendecida por la “carta oficial”, ponían su alma de lucha. A la calle. A las ciudades.  Y los dioses jóvenes de la ingratitud y la impostura les segaban la voz en sus telediarios de mierda.

Los pequeños y grandes cancilleres del país se ausentaban. Hacían esquí en las estaciones de montaña ajenas a la solidaridad estatal y constitucional.

Un fascismo medular reinaba. En las coronas y en los parlamentos. En los partidos de la mayoría y en el Ibex-35.  “La vida es bella con sueldos de diputado y dietas”, una Geometría Descriptiva del hambre de viudas y pensiones mínimas.

Ni siquiera escalofríos. “Son viejos”, “Se morirán pronto”. Y ya no se manifestaran. Las artritis, las medicinas no compradas, la corteza carnal de sus cuerpos de tres generaciones de hambre, represión y piojos, los silenciaran ante la tumba.

Llegaran nuevas cartas de la Virgen del Rocío, pero, a su pesar, a su mentira, crecerán nuevas violetas. De la Verdad. Como íntimos perfumes de una generación que abrió todas las ventanas.

¡Mariano, Fátima, Dolores, Rafael… sois rastrojos que arderéis ante nuestro ojos!

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Crónica emocional de un día de marzo en el cristal empañado de la historia

  1. e dijo:

    Hola Lucas, la lucha aquella con ilusión y carreras delante de los guardias que tanto sufrimiento costó no ha valido para nada, todo sigue igual que cuando el dictador mataba o lisiaba a todos los que se movía es más ha ido a peor porque ingenuos de nosotros caímos en la trampa de la Democracia tan descafeinada nos hicieron creer que era de verdad mientras los de siempre iban preparando la dictadura más corrupta del siglo XXI, con todos los seguidores del asesino difunto.
    Espero que con el enfado de los jubilados y el enfado de parte de los ciudadanos podremos ver un poco de luz al final del camino tan largo que nos ha tocado vivir.
    Como siempre me ha gustado leer uno de tus escritos también fundamentados de lo que está pasando en nuestro País.
    Un saludo muy cariñoso como siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s