Cifuentes y la vergüenza


cifuentes

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha dicho en relación a la celebración de la Diada en Cataluña el pasado viernes, que fue “un espectáculo vergonzoso”.

Resulta obvio que en su idea particular de la “vergüenza” y lo “vergonzoso” hay mucho de subjetividad y algún componente –no medido- de roña intelectual y política.

Calificar de “espectáculo vergonzoso” una concentración cívica de millón y medio de personas, modélica en su desarrollo, pacifismo y organización, va mucho más allá de una simple falta de respeto a las normas no escritas de la democracia y sitúan su irritado desprecio en la órbita pura y simple del fascismo congénito que le caracteriza.

El desapego mental de la desafortunada walkiria pepera se produjo en el desarrollo de un mitin de su partido donde compartía estrado con un significado exponente de la ideología racista, inquietante y filo nazi que representa la inmundicia en forma de candidatos a los que se ve abocada su “partida”  o mafia en Catalunya.

Es decir que la señora Cifuentes, que tiene a su marido en situación de busca y captura por un quítame allá unas cuentas sin declarar ante un juez, siente vergüenza porque una muchedumbre ingente y festiva reivindique sus señas de identidad en calles abarrotadas y  no tiene “sentimiento” alguno por militar y ser cargo público de un partido que expolia, defrauda, se financia ilegalmente, se administra en “cajas B” y tiene procesados a sus cinco últimos tesoreros.

Hasta para despreciar hay que tener meninges y la señora Cifuentes, que aplaudió y apoyó a un desastre mental, Botella por apellido, dijo también, para que no se le quedara nada en el tintero “Yo tengo una alcaldesa parecida a la vuestra, desgraciadamente”.

Desgraciaenorme la nuestra ya que parece que los bomberos –ni los loqueros-   intervinieron y este mitin concluyó sin que fenecieran sus oyentes de estupor o de asco.

Vivimos en un país de detritus en el que es difícil encontrar la autoestima. Lo que ahora se ve en España no puede ya atribuirse ni a la inteligencia ni a la incultura.  Es un producto de escombrera fruto de la confluencia maligna de gentes como Rouco, Aznar, Belén Esteban, Rajoy, el programa “Sálvame” y una toalla estampada llamada Cifuentes.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cifuentes y la vergüenza

  1. María Zurita Mayo dijo:

    Y que esta buena pieza,sea la Presidenta de la Capital de España,es para echarse a llorar…¿Hay tanta gente facha para no ver lo que esta mujer ha sido y, pienso que sigue siendo y votarla para desenpeñar un cargo tan importante?…O ES QUE ESTAMOS TODOS LOCOS.

    Un saludo Lucas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s